Las franjas cortafuegos son un sistema de protección pasiva contra incendios muy conocido y utilizado debido al gran número de naves industriales adosadas existentes.

Este sistema de cortafuego se utiliza para evitar el paso del fuego entre naves o sectores por la cubierta del edificio.

Normalmente están formadas por una estructura autoportante anclada a la medianera que separa los sectores de incendio o las naves, bajo la cual se puede colocar placa de yeso laminado o fibrosilicato.

La normativa establece que la anchura en planta de las franjas debe ser de 1 m y que la separación máxima entre esta y la cubierta sea igual o inferior a 40 cm. En Ignifugaciones Lotor disponemos de diferentes soluciones para franjas cortafuegos adaptables a las diferentes tipologías de cubierta.

Artículo 5.4 del Reglamento de Seguridad Contra Incendios en los Establecimientos Industriales (RSCIEI) donde se definen las características que deben cumplir las franjas cortafuegos:

Cuando una medianera o un elemento constructivo de compartimentación en sectores de incendio acometa a la cubierta, la resistencia al fuego de esta será, al menos, a la exigida a aquel elemento constructivo, en una franja cuya anchura sea igual a 1m. Esta franja podrá encontrarse:

- Integrada en la propia cubierta, siempre que se justifique la permanencia de la franja tras el colapso de las partes de la cubierta no resistente.

- Fijada en la estructura de la cubierta, cuando esta tenga al menos la misma estabilidad al fuego que la resistencia exigida a la franja.

- Formada por una barrera de 1m de ancho que justifique la resistencia al fuego requerida, y se sitúe por debajo de la cubierta fijada a la medianera. La barrera no se instalará en ningún caso a una distancia mayor de 40cm de la parte inferior de la cubierta.


Publicado: 21 de Julio de 2015