A veces por motivos casuales se produce un incendio cuando menos lo esperamos. Una cerilla mal apagada junto a una bombona de butano, los servidores de la empresa se han sobrecalentado demasiado, un cigarrillo olvidado en el cenicero o las malas intenciones de un ex empleado pirómano pueden ser causa de que, cuando menos lo esperemos, se oiga el grito de "¡fuego!" en la sala.

Ante tales circunstancias, sólo cabe intentar guardar la calma y llamar a los bomberos en cuanto comprobemos que hemos adoptado ya, aunque sin éxito, nuestro protocolo anti-incendios para evitar que el fuego se propague. Como más vale prevenir que curar, te dejamos estas diez medidas de seguridad si quieres prevenir incendio en el trabajo antes de que sea demasiado tarde.

Soluciones de seguridad para la prevención de incendios

Bastará con que todos los trabajadores de la empresa tengan claro el modo de actuar ante los posibles siniestros y las medidas de prevención de los riesgos.

1. Que el edificio cumpla con la normativa anti-incendios. Debes tener extintores, alarmas y escaleras anti-incendios... todo lo que marque la ley para asegurar la supervivencia de las personas que están dentro del inmueble incendiado.

2. Vigila los materiales inflamables. Recuerda, por ejemplo, que está prohibido fumar en numerosos inmuebles y recintos de acceso al público. No dejes que se enciendan fósforos si no es absolutamente necesario.

3. Revisa la instalación eléctrica. A veces unos cables en mal estado pueden ser el origen de un pequeño incendio. Revisa el estado del inmueble regularmente.

4. Cuida los aparatos electrónicos. Algunos aparatos tecnológicos, como los servidores o los ordenadores, pueden sobrecalentarse y apagarse. En la mayoría de los casos no sucede nada grave, pero si la seguridad falla es posible que una computadora se incendie.

5. Garantiza la seguridad de productos químicos. En la industria y las fábricas, donde se trabaja en la fundición de metales o en el manejo de productos químicos que requieren aleación, comprueba que se cumplen todas las normas de ventilación industrial.

6. Evita el desorden. Muchas veces, los elementos bien ordenados actúan como cortafuegos. Asegúrate de que no está todo lleno de papeles y material fácilmente inflamable, de manera que un incendio fortuito pudiera extenderse rápidamente.

7. Asegura tu inmueble. Recuerda que un incendio produce daños materiales y personales si no se ataja. Es conveniente que busques información sobre seguros, y te plantees la posibilidad de contratar un seguro en caso de que las medidas fallen.  

Publicado: 6 de Agosto de 2014